Daniel Orsanic
Daniel Orsanic

¨Uruguay apunta a un tenis competitivo¨

Daniel Orsanic, capitán y flamante campeón de la Copa Davis 2016 con Argentina por primera vez en la historia del país, visitó Uruguay para dar charlas a profesores, niños y padres, en el Carrasco Lawn Tennis Club, para mostrar su forma de trabajar y pensar, con la intención de capacitar y ayudar para que el tenis uruguayo continúe mejorando.

Además de capitán, Orsanic también desempeña la tarea de Director de Desarrollo de la Asociación Argentina de Tenis y fue invitado por iniciativa del Carrasco Lawn y Enrique Pérez, capitán uruguayo de Copa Davis.

Entre charla y charla, habló con la AUT acerca de su trabajo, el tenis uruguayo y las claves del éxito de su trabajo.

¿En qué se hace más hincapié a la hora de formar a los niños?

En generar buenas costumbres, buenos hábitos, que los chicos aprendan, se entusiasmen con el deporte, que aprendan a competir, que desarrollen la mejor técnica posible que puedan, que trabajen mucho sobre apoyos. Los buenos hábitos son una parte importante del desarrollo porque hoy en día los chicos tienen muchas distracciones y estímulos por muchos lados y es bueno aprovechar el tiempo.

¿Cuáles son los principales valores que se intentan inculcar?

El compromiso, la responsabilidad. El tenis te forma un buen carácter, hacerte cargo de cada situación, tener que convivir con el error. Creo que te hace bastante fuerte y son factores y herramientas que después te ayudan en cualquier orden de la vida.

¿En que situación se encuentra Uruguay para formar jugadores?

Para los chicos pequeños poder jugar en las distintas medidas de cancha, tener un buen sistema de enseñanza, que acá en Uruguay lo tienen, tener buena infraestructura, que acá también tienen, es fundamental.  Hay que aprovecharla. El querer aprender, capacitarse y mejorar, es muy importante y después depende la habilidad y el entusiasmo que los chicos tengan. La guía la tienen, la estructura también, ya después depende la habilidad. Lo que queda bien en claro con esta iniciativa que Uruguay apunta a un tenis competitivo. Después la escuela siempre es social , de formativa, pero el poder detectar y acompañar a los chicos más competitivos es importante.

¿Cómo ve al tenis uruguayo en general?

Tienen al jugador sudamericano número uno, que eso también debe ser un empuje muy importante, debe ser un referente para que los chicos se agarren y genere entusiasmo. Es un jugador que puede crecer y tiene para mejorar. Es de los jugadores más vistosos. Por la cantidad de población siempre va a haber pocos jugadores, pero generando un buen ámbito y buscando en los colegios y dándoles una buena estructura, es que se pueden acercar muchos chicos. Es importante mostrarle a los padres todos lo que sus hijos aprenden jugando al tenis, para que eso los entusiasme a acercarlos a este deporte.

¿Y en lo que refiere a Copa Davis?

Siempre depende las zonas que te toquen y de quiénes puedan jugar en el equipo. Obviamente que para avanzar mucho van a depender de que Pablo Cuevas juegue y lo haga bien.

¿Qué es el éxito?

Como Director de Desarrollo el éxito pasa porque los entrenadores, los chicos y los padres sientan a la Asociación Argentina de Tenis cerca de ellos, que la sientan como una fuente de guía y apoyo, y que nos sientan cerca.  Obviamente eso hay que acompañarlo de buen trabajo. Como capitán de Copa Davis pasa por ganarse la confianza de los jugadores, porque ellos entiendan que uno está en ese lugar para contenerlos, acompañarlos, protegerlos. Creo que el éxito pasa por ahí, que creo que es algo que hemos conseguido, más allá del logro deportivo.

¿Importan los resultados a la hora de un llevar a cabo un proceso de trabajo?

Nosotros el primer año llegamos a semifinales, el segundo ganamos la Copa Davis, y este año tenemos que ir a jugar el repechaje para no descender: yo siento que ganamos todas las series que jugamos. No pasa por el resultado deportivo, que es obvio el resultado que uno quiere. Pero en cuanto a trabajo y entrega creo que ganamos todas las series que jugamos.

¿Cómo es esa forma de trabajo?

Nosotros no hemos pensado nunca en el resultado, sino que en cada serie, en cómo prepararla, qué jugadores llevar, la semana previa, los entrenamientos, el ganarnos la confianza de los jugadores. Ellos se han sentido muy contenidos y han logrado un nivel muy alto. Ese nivel ha permitido que ganen partidos increíbles. Entonces eso fue llevando al buen grupo con ese convencimiento, esa idea, más allá de un resultado. Y eso creó que potenció mucho al grupo, y los jugadores que son los principales protagonistas han tenido un nivel muy alto.

¿Por qué le costó tanto a Argentina ganar la Copa Davis?

Se han hecho cosas bien y cosas mal. Jugadores para  ganarla tuvimos durante muchos años. Creo que siempre los capitanes y jugadores han hecho lo mejor que pudieron, probablemente se cometieron errores importantes y también se han hecho cosas muy buenas. Nosotros hemos aprendido de las dos y sabemos que hay que seguir aprendiendo.

¿Cómo se maneja un grupo o se arma un equipo alrededor de jugadores como Juan Martín del Potro?

Fue todo muy fluido y simple. Cada uno respeta el lugar del otro, acepta al otro tal cual es. Nosotros buscamos darles el lugar que necesitaban, escucharlos para que se preparen bien y entre ellos hubo muy buena predisposición. Juan Martín siendo nuestro emblema se sentía uno más. Se preparó de la mejor manera y los demás eso lo entendieron, así como el entendió al resto. Se suplieron todos muy bien. Cada uno que entró ganó partidos increíbles. Si vos sacás una de las piezas no se podría haber conseguido todo lo que se consiguió.

Foto: elintransigente.com

Recibe las últimas noticias de la AUT en tu mail