cuevas

Cuevas Grito Campeón en San Pablo 2015

Un brillante cierre a todo color, Pablo Cuevas se consagro campeón en el ATP Brasil Open, sumo su victoria 100 y es desde este lunes el 23° del mundo.

cuevas

SAN PABLO / Un grito contenido que saco a relucir toda la alegría desparramada en el cielo paulista. Con un cierre brillante y a todo color nuestro compatriota Pablo Cuevas  hasta hoy 32° y desde mañana 23°, el mejor de su carrera y el mas alto de un tenista celeste,  pudo dejar atrás los nervios y la presión para imponerse al italiano Luca Vanni (149°) por 6/4, 3/6 y 7/6 (7-4) en la final del ATP de San Pablo para  ganar su  3° título, luego de sus conquistas en Bastad y Umag en el  2014. Con la corona, un plus: será Top 23 por primera vez en su carrera, algo inédito para tenistas de su país,  dejando atrás con el mejor antecedente a Diego Pérez en el puesto 27º en 1984.

Luego de unas temporadas difíciles y hasta con el retiro en la cabeza, el presente le sonríe a  Pablo  Pero para que la historia fuera completa tuvo todos los condimentos su duelo ante Vanni. Clara superioridad, irregularidad, dudas en su juego, dramatismo, un momento límite en contra y felicidad absoluta. Luego de 2hs  y 2 minutos de juego, el  salteño sello su victoria N°100 en el circuito y le puso fin al sueño de su rival, quien hasta esta semana no contaba con triunfos a nivel ATP.

En el inicio,  Pablo esperó paciente por su momento. Con el control del juego con su servicio, con el que ganó todos los puntos (20-0) en el primer set, se mantuvo expectante con la devolución. Vanni se mantenía  en ritmo gracias a su 1° saque y la derecha, pero apenas titubeó lo pagó caro. El salteño quebró en su primera chance de quiebre, en el  9° juego, para cerrarlo con un 6/4 para él con contundencia.

pablo campeom

Pero con la ventaja vino el afloje o desconcierto, Llamativamente, Cuevas perdió el rumbo en el segundo parcial. Con la ventaja en el marcador y su mayor experiencia parecía quedar todo de su lado, sin embargo fue Vanni el que quedó mejor parado. El tenista nacido en Concordia  perdió su servicio en su primer turno, se empezó a repetir en errores y dejó de mover al italiano, que, pese a tener algunas molestias físicas (llamó al trainner en el 3 -0), aprovechó a la perfección la situación y le dio un capítulo más a su semana soñada.
Así se arribo al  capitulo final. En el  3° set, puro dramatismo. Pablo quedó sumergido en la irregularidad y estuvo al límite, preso de sus nervios. Levantó un punto de quiebre en el 3-3, pero no pudo en su siguiente turno de servicio y quedó 5-4 abajo. No obstante, un guiño de Vanni le dio aire. El italiano sintió la presión de verse tan cerca de su primera corona y tuvo un game para el olvido con su saque. Con la  igualdad nuevamente, aún sin estar suelto del todo, el  tenista celeste pudo sobreponerse y sacar la historia adelante, en  la muerte súbita.

En su camino al título,  recordemos, Pablo dejo atrás rivales exigentes, con victorias ante Jiri Vesely (campeón en 2015 en Auckland),  por 6/4.3/6,7/5, Facundo Bagnis, 5-1 y retiro,  Nicolás Almagro (ex-Top 10)  7/6, (8-6), 3/6,6/2. Santiago Giraldo, en sets corridos 6/4 y 6/3. Pero además su actuación en San Pablo, significa un repunte de año tras una dura derrota en primera ronda del Abierto de Australia ante Matthias Bachinger (142°) y una pronta eliminación en Sídney, en segunda vuelta, frente al kazajo Mikhail Kukushkin (66°).

Vanni, por su parte, se marcha con la derrota, pero con la imagen de haber vivido la mejor semana de su carrera. A los 29 años, tras sortear la clasificación, jugó en San Pablo su tercer cuadro principal de ATP, luego de decir presente en Chennai y Quito, ambos en 2015. Y en aquí, como plus, sumó su primer triunfo y luego, obviamente, terminó alcanzando su primera definición. Un detalle: sus victorias fueron ante jugadores fuera del Top 75; dos de ellas ante rivales fuera de los cien mejores. Por la actuación de esta semana quedará al borde del Top 100.

En la capital paulista, en plena semana de carnaval Pablo Cuevas grito campeón sumo su 3° titulo ATP, logro su victoria n° 100 en el Circuito y la frutilla de la torta, será desde mañana el n° 23 del mundo, en otras palabras el mejor puesto logrado por un tenista uruguayo desde aquel 27° logrado por Diego Pérez  Burin en 1984,  y como plus el mejor sudamericano del momento. Lo que no es poca cosa. En Sao Paulo el carnaval es salteño y celeste.

Por Carlos Legum.
ATP 250 SAO PAULO BRASIL.
15.02.2015