De la mano de su majestad Suiza vuelve a una Final

Que alegría para su majestad Sir Roger que en casa llevo a su país a la final de la Copa Davis.

copa davis suiza festeja

GINEBRA/ SUIZA: Pudo lograr algo que le estaba faltando, reencontrarse con su gente y hacerla sonreír. Roger Federer ha logrado por fin subir hasta una de las pocas cimas que todavía le quedaban por coronar: alcanzar la final de Copa Davis por BNP Paribas. Su victoria por 6/2 6/3 7/6(7-4) ante el italiano Fabio Fognini en el 4º punto de la semifinal que enfrentaba a suizos y transalpinos en Ginebra, coloca a los helvéticos por primera vez en la final desde el año 1992 y da al ganador de 17 Grand Slams la posibilidad de ganar el único gran título del tenis mundial que le falta en sus vitrinas.

La victoria ante el número uno de los italianos se produjo en un encuentro que no perdurará en la memoria precisamente por su buen nivel de tenis. Ambos tenistas parecían estar al margen de la trascendencia del encuentro si tenemos en cuenta la gran cantidad de errores que cometieron. Pero Federer sabía qué es lo que debía hacer y lo ejecutó a la perfección en poco menos de 2 horas.

“Creo que he luchado mucho” comentó Federer, “y Fabio también lo ha hecho.  Han sido condiciones duras con una pista realmente bastante rápida y ha habido muchos errores. No ha sido el mejor partido para ambos pero tienes que luchar con lo que te encuentras y al final ha sido muy emocionante” añadió el jugador. “Es un sentimiento muy especial poder compartir estas emociones con tus seguidores y con la gente cercana”.

Fognini, que jugaba su primer encuentro en esta semifinal, pareció ser el más cómodo al principio del partido. Federer se mostró en ese tramo algo nervioso, su revés no acababa de funcionarle y sus voleas se perdían, quedando de este modo muy lejos del tenista frío y calmado que marcó la actualidad de este deporte en la última década. Y cuando Fognini dispuso de una bola de break en el 3º juego, pareció que nos encontrábamos ante un gran duelo.

Federer salvó el break con un ace pero continuó nervioso hasta el 6º game cuando Fognini sumo una serie de errores que hicieron que el suizo lograra el break. Eso pareció dar alas al suizo, que volvió a quebrar para ganar 6/2 el 1º parcial al mismo tiempo que Fognini veía como se desvanecían sus opciones e incluso llegaba a irritarse con un juez de línea.

Federer dejó escapar 3 chances de ruptura en el 2º juego del segundo set y a medida que este parcial avanzaba, seguía quedando claro lo costoso que iba a ser para ambos. Pero con 4-3, Federer coloco una sensacional derecha que fue a la línea y que le daba una nueva ocasión de break, que logro convertir jugándosela con un globo que Fognini dejo contra la red. Cinco puntos después, Federer ya estaba con dos sets de ventaja y se disponía a sacar.

Fognini, a pesar de todo, se mantuvo en el partido. Tuvo 3 pelotas de ruptura en el 4º game y otra en el 6º pero Federer salvó todas ellas. Con una ventaja de 0-30 en el 11º juego, Federer olía la victoria pero de nuevo Fognini se aferró a la lucha para forzar la definición del set en la muerte súbita El italiano en la muerte súbita estuvo en todo momento batallador. Tras estar 1-4 por debajo e igualar a 4, una derecha del ex número uno mundial le daba de nuevo un mini break al suizo y un ace seguido de un revés de Fognini que se fue a la red hicieron el resto.

“En los primeros dos sets he tenido algo de mala suerte” dijo Fognini tras el partido. “Jugué bien, tuve mis opciones en el primer set, tuve la primera ocasión de break del partido y cuando perdí mi servicio fue sólo por dos derechas que se fueron más allá de la línea. Pero cuando juegas contra Roger tienes que hacerlo así. No jugué mal pero en los puntos importantes él fue mejor de manera que solo me queda decir bravo por él”.

Suiza alcanzaba así la final y todo el equipo pasó a celebrarlo con gran euforia junto a sus 18.000 fans.

Es que esto no es para todos los días, con el mejor de la historia recién hora los suizos llegan a la final, claro que para eso tuvieron a un Roger dedicado a la causa, y un acompañamiento en Wawrinka que con altibajos supo ser el compañero ideal. Este domingo en Ginebra hubo festejo con chocolate suizo nada amargo.

Por Carlos Legum.
COPA DAVIS GRUPO MUNDIAL
14,09.2014