Moya renuncio a su cargo y España sin capitan

Las primeras víctimas ya empiezan a rodar, el capitán español Carlos Moya renuncio a su cargo.

carlos_moya_560

MADRID / Cuando las voces no se acallaron luego de la derrota ante Brasil, ya aparecen las primeras víctimas o responsables.  Desde 2000, España hizo historia en la Copa Davis, con sus 5  títulos más otras  2 finales perdidas. El domingo pasado, en Brasil, el equipo europeo bajó del selecto Grupo Mundial tras 19 años y este miércoles se concretó la renuncia de Carlos Moyá como capitán.

El ex Nº1 del mundo, quien ganó la ensaladera de plata como jugador, vivió una durísima temporada, algo inédito para su país por la baja obligada de Rafael Nadal por lesión y las renuncias de siete colegas por distintas razones.

En 2015, el conjunto español deberá participar en la zona europea e intentará volver rápido a la elite de los 16 mejores equipos del mundo, un lugar que debiera seguir ocupando si sus figuras hubiesen jugado en 2014. De hecho, tiene a dos Top 10, el citado Nadal (2º) y David Ferrer (5º).

“Mi cabeza me dicta no seguir siendo el seleccionador de Copa Davis”, aseguró Moyá ante algunos medios de su país. “Desde el Abierto de Estados Unidos pensaba más en un no que en un sí. Tuve reuniones (con jugadores) y todo se complicó con la lesión de Rafa”, admitió.

“Fui con una idea a Nueva York, pero lo que no podía pensar es que de todos los demás españoles del Top 100, por lesión, calendario o falta de motivación, solo tuviera el sí de Granollers y Bautista. No era lo que esperaba”, dijo dolido el ex campeón de Roland Garros en 1998.
“Yo entiendo, fui jugador, pero noté lo difícil que es armar la estructura del equipo de la Davis. Cuando ocho o nueve dicen que no estarán es un problema de la competencia, de tantas competencias que hay”, expresó.

Moyá aseguró con dureza: “Uno ve que ganar la Copa le interesa más al público que a los jugadores”. Sin dudas, había llegado un año antes a la silla de capitán con otros sueños e intenciones, muy lejos de este adiós triste y con un inesperado retorno a la segunda división del torneo.

“Los jugadores pueden vivir sin la Copa Davis, pero la Copa Davis no puede vivir sin ellos. Hay quienes tienen otras prioridades y quizás este descenso los haga reaccionar”, expresó.

Tras la pérdida de la máxima categoría, Toni Nadal, el tío y entrenador de Rafa, había iniciado un duro cuestionamiento   comentando un hecho inusual para una superpotencia como España. Un capítulo se cierra y otro volverá a abrirse.

De héroes a villanos así pasaron a ser los españoles.

Por Carlos Legum.
COPA DAVIS
18.09.2014

Recibe las últimas noticias de la AUT en tu mail