Un adios inesperado y con muchas lagrimas, la muralla China Na-Li se despidio

Un adiós doloroso, la china Na-Li a los 32  se retiro definitivamente. Atrás quedan recuerdos.

na li 2 y su adios

PEKÍN /  Una decisión que sabia que llegaría pero no por ello menos dolorosa.  La tenista china Li Na, número 3 del ránking mundial de la WTA, aseguró en su primera aparición pública tras anunciar el viernes su retirada que no se arrepiente de su decisión de abandonar las pistas, ya que “mi cuerpo me dice que ya no puedo afrontar la competición de alto nivel”.

“Por supuesto que siento pena y tristeza y querría darme más tiempo y oportunidades, pero mi cuerpo ya no puede afrontarlo”, dijo este domingo la vencedora del último Abierto de Australia en una rueda de prensa en Pekín, celebrada en el recinto donde tendrá lugar el Abierto de China a comienzos de octubre.
Visiblemente emocionada, Li Na, de 32 años, dijo entre lágrimas que ahora está centrada en montar su propia escuela de tenis en China y en atender a su familia, y también admitió que le gustaría tener hijos próximamente.

“Es una parte natural de la vida”, subrayó la tenista, casada con su ex entrenador personal Jiang Shan, y destacó que quiere dedicar ahora el tiempo a su familia que antes, debido a los torneos, no pudo: “entonces hacerlo era un lujo”, afirmó.

Icono y emblema de éxito dentro y fuera de China, Li Na avanzó que se quedará en el país asiático y que aún tiene que decidir dónde establece su academia, para lo que aseguró contar con el apoyo de sus patrocinadores.

“Trataré de ayudar al máximo a los niños que quieran jugar al tenis, apoyarles en su derecho a jugar”, comentó, y también dijo que le gustaría tender una mano a los menores que padecen VIH en su centro de entrenamiento.

Conocida por su carisma y buen humor, la tenista dedicó unas amables palabras a su, el argentino Carlos Rodríguez, que el pasado julio anunció que dejaba a la deportista para aceptar una oferta de una academia de tenis en Pekín.

“En mi carrera profesional siempre ha sido alguien muy importante. Me ha ayudado mucho”, dijo, y añadió que “me encantaría invitarle a entrenar en mi futura academia”.
Natural de Wuhan (capital de Hubei, centro del país), donde comenzó a jugar al bádminton de pequeña, Li Na aseveró sentirse “optimista acerca del futuro de tenis en China”, y vaticinó que su sucesora en el país asiático “será mucho mejor que yo”.

Acerca de su ruptura con el sistema estatal de deportes en 2008 en virtud de una reforma experimental para los jugadores de tenis conocida como el “Fly Alone” (“Volar Solo”) por los medios chinos, la jugadora quiso alejarse de la polémica y remarcó que se siente “agradecida y nostálgica de aquellos días”.

“Sin esos años (1999-2002; 2004-2008) en el equipo nacional, no podría haber logrado la plataforma para formar el mío”, dijo, manteniéndose al margen de quienes critican que el sistema nacional chino frenó su carrera al restringir las competiciones que podía jugar y también al llevarse un elevado porcentaje de sus ganancias.

Profesional desde 1999, aunque Li Na deja un gran hueco en el mundo del deporte chino, insistió en que las condiciones ahora son mejores y recomendó a los asistentes “tener los ojos abiertos, ya que aparecerán grandes jugadores” en el país asiático, donde ella, de momento, piensa quedarse para encontrarlos desde su escuela.

Desde ahora su figura no estará mas en las canchas atrás quedan momentos inolvidables y alegrías, matizadas con algunas tristezas,  como parte de la vida “La Muralla china” dijo adiós. Un vacío difícil de llenar.

Por Carlos Legum.
NOTICIAS WTA
21.09.2014